Entrevista: Fernando Santullo

by Emilio Pérez Miguel on March 11, 2015

(You can read this post in English here)

Luego de marcar una profunda huella con El Peyote Asesino y en paralelo a sus colaboraciones con Bajofondo, Fernando Santullo se adentra en su carrera solista con “El Mar Sin Miedo”. El disco será presentado en La Trastienda este año, y el músico integra también la comitiva que representa a Uruguay en el Festival SXSW.

Comparto la entrevista que Santullo tuvo la gentileza de concederme previo a todas estas actividades.

Fernando Santullo (Ph: Federico Meneses) Fernando Santullo (Ph: Federico Meneses)

 

Un riesgo que enfrenta todo músico asociado a una banda con renombre es que su atractivo central pase a ser periférico al operar en solitario, y que su público no sea más que un grupo de personas que lo escucha por inercia.

Tu primer disco de estudio explicitaba tu vínculo más fuerte en aquel entonces ya desde el título: “Bajofondo Presenta Santullo”. Luego hubo una presentación muy contundente en vivo, y el nombre del espectáculo tenía una interesante referencia temporal: “Canciones Del Futuro Reciente”. Y ahora llega este nuevo disco, y por primera vez el título me transmite algo distinto. Y eso es libertad, entendida como la independencia de aquello que suele ser lo más oneroso para las personas: nuestro propio pasado.

¿Qué reflexión te merece esta lectura?

Bueno, yo creo que libertad tuve en cada disco que hice. Claro, cuando sos parte de una banda tenés una negociación mucho más amplia con tus compañeros. Pero también negocias cuando trabajas en solitario: con tu productor, con el sello, etc. La clave para mí es no entender negociación como pelea o “transar”. Esa es una mirada que se usa bastante cuando se habla de música y, según mi experiencia personal, no es muy realista. Siempre está en uno hasta donde se llega en esa negociación y si no querés negociar con nadie, pues haces tu disco solo y lo distribuís solo, etc. No es mi estilo de laburo ese. Quizá recientemente en la composición trabajo más solo, pero después eso está bueno que se amplíe, que recibas otras miradas. Todo es más rico cuando se vuelve colectivo.

Sobre la libertad respecto al propio pasado artístico, creo haberla ejercido en cada disco que saqué. Es decir, nunca pensé en si lo que hacía tenía que sonar o no como Peyote o como Bajofondo o lo que fuera. El proceso creativo tiene caminos propios que no me interesa “controlar” o “regular”. Al revés, me interesa que la música vaya surgiendo sin trabas de esa clase. Eso no quiere decir que no termines llevando tus temas hacia un lugar específico, pero sí que no vas a estar pendiente de nada que no sea la lógica y la emoción interna que cada canción empieza a adquirir. Y en “El Mar Sin Miedo” también fue así: no importa que “género” sean los temas, lo que importa es que antes de ser de tal o cual género sean temas tuyos, que te enamoren. Por las más diversas razones, pero que te enamoren y te den ganas de tocarlos y cantarlos.

Si bien El Peyote y Bajofondo son las bandas que te brindaron más notoriedad, creo que al analizar la gestación de este disco hay que traer a colación un proyecto del que no se suele hablar mucho por el simple motivo de que tiene solo una canción editada: “Cormorán”. Y como esa canción se compuso al mismo tiempo que las de “El Mar Sin Miedo”, vale la pena detenerse en ella.

La composición se llamaba “ Manada Negra”. Y en ese tema se te nota realmente a gusto, como si cantaras despojado de cualquier clase de prejuicio o preocupación ¿El hecho de grabar esa canción y de haber podido asumir una postura así de distendida potenció los mecanismos interiores que dieron forma a “El Mar Sin Miedo”?

Bueno, “Manada negra” es un tema en otro plan, creo yo, mas “científico metal”. En todo caso, fue un tema compuesto con Sebastián Cobas, al mismo tiempo que componía la camada de temas que están en “El Mar Sin Miedo”. Así que es normal que tenga cierta cercanía aunque sea de un palo bien distinto. Para mí fue la oportunidad de meter una patita en un sub-género que me gusta mucho y vengo escuchando mucho desde hace tiempo. Apareció Seba con unas músicas que estaban buenas y de entre todo eso, terminamos “Manada Negra”. Estuvo bueno.

¿Qué canciones te gustaría destacar más allá de los cortes de difusión que se han editado y se editarán?

Es difícil eso, es como preguntarte si querés más a la nena o al nene. Primero, porque no tengo claro los cortes salvo los que ya han salido (“No Hay Vuelta” al salir el disco, y “Lo Que Debo” ahora con el video de Guille Carbonell) y segundo porque me gustan todos los temas y por razones distintas. Me gusta “Pedalear” porque es rara y medio densa, me gusta “Contraluz” porque es todo lo contrario a “Pedalear”. Me gusta mucho “El Martillo Azul”, es oscurita. Qué sé yo, me gustan todas, si no, no estarían en el disco.

A tu criterio, ¿cuáles de las canciones presentan conflictos nunca antes examinados en tu discografía?

Conflictos no sé. Es más, no sé si el disco plantea conflictos o si nomás los asume. Si sé que me tiré más a cantar y eso implica un riesgo para mí. No sé si es un conflicto pero si es algo que no había hecho tanto antes: cantar melodías. Me resulta difícil pensar las canciones en términos de los conflictos que plantean. En general las entiendo en un nivel mucho más carnal, más de la imagen concreta que se dice que del “concepto” que debería haber atrás. Y de cómo esa sucesión de imágenes arma una foto más compleja. Y recién ahí, capaz, puedo darme cuenta de que habla. Pero no siempre es así y muchas veces ni pienso en eso. Casi nunca diría.

¿Y hay alguna canción que sentís que dirima algún conflicto que te acompañó hasta ahora?

No.

Recuerdo con gracia (pero también inquietud) una observación que hiciste la primera vez que conversamos. Cuando hablábamos sobre lo difícil que es para un músico convertir su labor creativa en su sustento, me señalaste que “yo llevo 20 años haciendo música y no siempre llego a fin de mes”. Y uno pensaría que en tu caso debería ser distinto. Así que, ¿cómo se podría mejorar la relación del público con el arte?

Bueno, hay una parte del asunto que se llama realidad que depende solo en parte de vos. Y uno trata de incidir sobre esa parte que depende de uno, como forma de asegurarse el mejor esfuerzo en ese sentido. Sobre lo que no depende de uno, es un poco más difícil incidir. Se puede pero poco y no siempre como uno quisiera. Digo esto porque hacer de la música un oficio o profesión es difícil la mayor parte de las veces y no solo por pereza personal, que puede haber a veces pero seguro no siempre. También puede ser que tu música solo le interese a un grupo reducido de personas y que tengas que lidiar con eso. O que vivas en Winnipeg y el trineo llegue solo dos veces por semana. O mil factores más. No te vas a morir por nada de eso pero vas a tener que generar otras estrategias. O laburar de otra cosa, que es lo que muchos músicos hacen. Y está bien. Yo por ejemplo, he trabajado mucho más como periodista que como músico.

Ahora sobre cómo mejorar la relación público con el arte, no tengo idea.

¿Y dirías que en el arte contemporáneo todo es válido? ¿O rige eso de que “si todo es arte, nada es arte”?

Pah, se complican las preguntas. No estoy capacitado para hablar de estos temas sin ponerme a leer un cacho antes. Es decir, no son preguntas que me haga a menudo, así que no tengo respuestas breves y razonadas para ellas. Supongo que para que algo sea arte no alcanza el “concepto”, también existe la técnica y el oficio que permite aplicar esa técnica.

¿Cómo se plantea la presentación del álbum en La Trastienda este año? ¿Van a estar los invitados que participaron en el disco? ¿Te gustaría convocar a algún otro artista?

Por lo pronto hay varios que están confirmados ya y quizás tengamos algún otro sospechoso habitual. La idea es concentrarse en el disco nuevo, tocarlo todo. Y complementar eso con un puñado de temas previos.

También tenés una fecha en los Estados Unidos, en el Festival SXSW. ¿Me equivoco o es la primera presentación de tu proyecto solista en ese territorio? ¿Cómo se sitúa tu propuesta en el marco de la comitiva que viaja al festival (Boomerang, Fede Graña & Los Prolijos, Once Tiros, AFC)?

Es la primera vez que toco en EEUU, sí. Es emocionante aunque tengo claro que es difícil llamar la atención en esa gigantesca marabunta de bandas y artistas que se presenta. Creo que hay un perfil marcadamente alternativo en esta delegación uruguaya y creo que eso es bueno. Diría que lo de Santullo encaja bien en ese contexto.

Santullo & Banda (Ph: Jennyfer Piazza) Santullo & Banda (Ph: Jennyfer Piazza)

Te deseo el mejor de los éxitos en esta nueva instancia de tu carrera. Y la última pregunta… ahora que finalmente te embarcas en un mar sin miedo, si tuvieras que realizar un balance, ¿Cuántas cosas dirías que has perdido en tu vida por el simple temor a perderlas?

Pah, me estas asesinando con preguntas filosóficas. Me cuesta pensar en esos términos. Uno tiende a reconstruir la propia historia como algo más o menos lineal y coherente. Es, creo, una forma de intentar asegurarse la cordura. Entonces al menos a mí me resulta un poco difícil hace esa clase de balances “exteriores” a lo que uno reconstruye. En todo caso sí que creo que hoy sería mejor negociador de lo que antes fui.

Sitio web de Santullo.

Perfil de Soundcloud.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: